Portada » QUIJOTE

Etiqueta: QUIJOTE

OPOSICIONES: Realismo y universalidad: don Quijote y Sancho Panza





Según Martí de Riquer Sancho Panza es el personaje que mejor representa el realismo español en la novela ya que es una mezcla de sentencias, agudezas, chistes y cuentos, en definitiva, se concentra en este personaje lo mejor de la ciencia popular y tradicional. Según este crítico el realismo español es sobretodo psicológico, es una representación absoluta del alma del hombre de su tiempo y por extensión el alma del hombre universal. LEER MÁS…

OPOSICIONES: ¿Son pertinentes o no las “novelas interpoladas” en el Quijote?




Son muchos los críticos que han discutido la pertinencia de las ‘novelas interpoladas’ en el Quijote. De hecho, Miguel de Cervantes en los capítulos III y XLIV de la obra de 1615 alude a esta cuestión y deja zanjado el tema diciendo que en la segunda parte ha dejado de intercalar novelas externas, ajenas al argumento o a la acción de la obra y “pide no se desprecie su trabajo, y se le den alabanzas, no por lo que escribe, sino por lo que ha dejado de escribir.” En cierta medida Cervantes juega con el lector al introducir la realidad en la ficción y con ello consigue volver a introducir la ficción en la ficción, es decir, vuelve a situarse en la metaliteratura. Ahora ya no necesita intercalar novelas porque ya tiene el Quijote de 1605 con lo cual adquiere una sensación de realidad muy superior a la realidad conseguida en la primera parte. Toda la obra gira en torno a lo que es real y lo que no lo es, y en ese juego la metaliteratura le permite situar a su personaje a un lado o al otro del espejo. Su personaje es ficticio y real al mismo tiempo, y su realidad es desfigurada y real. En definitiva, todo es un juego de realidades.

Uno de los críticos que apoyaría que las interpolaciones son una forma de aumentar la ilusión de realidad por parte de Cervantes es Vicente Gaos y por ello, justifica su uso diciendo que Cervantes dota a sus personajes de la independencia de los seres de carne y hueso. El autor del Quijote consigue de esta manera que los personajes de su novela sean al mismo tiempo sujetos y objetos de ficción. Siguiendo la tesis de Vicente Gaos donde dice “la unidad estriba para él en la verdad psicológica, no en la acción.” comprendemos que la intención de Miguel de Cervantes es ofrecer una visión total de la vida, a través de la “ironía universal” que impregna toda su obra y la convierte en un recurso de su arte.

Teniendo en cuenta lo expuesto anteriormente, podemos decir que se percibe que Cervantes no cambia la técnica de interpolar novelas ni reconoce ningún error, más bien lo que hace el autor del Quijote es reafirmarse en esa técnica e interporlar la primera parte de su novela dentro de la segunda, de manera que la realidad y la ficción quedan difuminadas.

M. B.

El Quijote




Primera parte
Esta obra, El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, apareció en Madrid en 1605, editado por Juan de la Cuesta y dedicado al duque de Béjar. Miguel de Cervantes era un autor prácticamente desconocido y con casi sesenta años de edad. El Quijote fue una obra muy bien aceptada por el público y se hicieron seis reimpresiones ese mismo año. Es uno de los libros traducidos a más idiomas.

La obra consta de 52 capítulos agrupados en 4 apartados, a imitación del Amadís de Gaula.
La crítica especula que en 1589, durante su estancia en la cárcel, Cervantes empezó a hacer un esbozo de la obra que iría retocando después. La redacción de la misma empezaría en 1591 en Valladolid y estaría terminada a finales de 1604.
El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, empieza con la descripción de un hidalgo pobre y que ha perdido el entendimiento de tanto leer libros de caballerías. La lectura de estos libros lo lleva a generar una realidad donde él se considera uno de esos caballeros y sale de su pueblo en busca de aventuras. En la primera parte se producen dos salidas, en la primera, don Quijote va solo, y ya, en la segunda, lo veremos acompañado de su fiel escudero, Sancho Panza. La introducción de un personaje como Sancho Panza agiliza la narración y aporta a la obra oro punto de vista. Finaliza esta primera parte con el anuncio de una tercera salida, con lo cual deja la obra abierta para una segunda parte, que se publicará diez años después.
Segunda parte
La segunda parte de El ingenioso caballero don Quijote de la Mancha se publica en 1615 dedicada al conde de Lemos. Cervantes tuvo mucha prisa por acabar la segunda parte de la obra, ya que, había salido publicada una obra titulada Segundo tomo del ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha firmada por Alonso Fernández de Avellaneda, tenemos que decir, que posee una calidad literaria nada despreciable. 
La segunda parte de El Quijote consta de setenta y cuatro capítulos y se reducen las narraciones y poesías intercalas, por entender que desviaban la atención del lector.

Comienza esta obra cuando el protagonista parecía haber recuperado algo de entendimiento y se produce la tercera y última salida del caballero, ya famoso por sus andanzas en la primera parte.