Portada » “No se culpe a nadie”, Julio Cortázar

“No se culpe a nadie”, Julio Cortázar

Al leer el título, la palabra culpa nos viene a la mente, ¿por qué dice el autor que no se culpe a nadie?¿A quién se puede culpar de un suicidio? ¿A quién se puede culpar por querer respirar?
A primera vista el cuento parece muy simple: a un hombre le espera su mujer en la tienda para comprar un regalo de boda, como hace fresco tiene que ponerse un jersey azul, intenta ponerse el jersey pero le cuesta no atina a meter los brazos y la cabeza por donde toca, al fin parece que su mano derecha ha encontrado la salida, cuando consigue sacar un poco la cabeza ve como los dedos de la mano derecha van a atacarle, entonces cierra los ojos y se deja caer por la ventana. Si nos quedamos en el argumento del cuento perdemos la esencia del mismo porque todo el cuento está narrado en un solo párrafo y de esta manera el autor consigue trasladar al lector la sensación de agobio que siente el protagonista. No hay una pausa que nos permita liberarnos de esa sensación y distanciarnos del hombre que no puede ponerse el jersey. Lees el cuento y piensas: “Póntelo ya o quítatelo, pero haz algo para acabar con esa situación agónica”, pero te das cuenta de que no puede escapar, está atrapado en el pulóver como si fuera la propia vida del hombre.




El inicio del cuento ya nos indica que hay algo más en ese ponerse el pulóver: “ […] ya es tarde y se da cuenta de que hace fresco, hay que ponerse el pulóver azul, cualquier cosa que vaya bien con el traje gris, el otoño es un ponerse y sacarse pulóveres, irse encerrando, alejando.” El autor de forma muy sutil nos está introduciendo en otra realidad, la realidad del sentimiento vital, es decir, ponerse el pulóver implica encerrarse, alejarse, y a partir de este momento iremos viendo como en el individuo se produce el extrañamiento de partes de su cuerpo: “De un tirón se arranca la manga del pulóver y se mira la mano como si no fuese suya, pero ahora que está fuera del pulóver se ve que es su mano de siempre […]”. Vemos como el autor hace que la mano cuando está dentro del pulóver actúe de forma diferente a cuando está fuera de él, el pulóver provoca una reacción en el cuerpo del protagonista algo extraña, ya que pierde el control de su mano derecha. El pulóver se nos presenta como el elemento que asfixia al protagonista, pero tiene que ponérselo porque hace fresco y su mujer lo está esperando. En realidad, el jersey azul podría significar todo aquello que le viene impuesto por la sociedad, por su mujer, por la inacción de uno mismo. En esa lucha interna del individuo en la que no sabe si acabar de meterse el pulóver o quitárselo, aparece su lado más racional que sería su mano derecha y su lado más ideal que sería esa mano izquierda que intenta protegerlo, pero ha llegado a un punto de no retorno y la única forma que encuentra de poder respirar y por extensión vivir de forma plena es dejarse caer por la venta y sentir el aire fresco.

En definitiva, “No se culpe a nadie” sería la lucha interna que sufre el individuo ante lo que tiene que hacer y lo que quiere hacer, ante lo racional y lo ideal, y algo tan insustancial como ponerse un pulóver provoca un conflicto interno de tal magnitud que lo único importante al final es que: “ […] a baba azul le envuelva otra vez la cara mientras se endereza para huir a otra parte, para llegar por fin a alguna parte sin mano y sin pulóver, donde solamente haya un aire fragoroso que lo envuelva y lo acompañe y lo acaricie doce pisos.” 

M. B.

AQUÍ OS DEJO EL ENLACE DEL CUENTO:

2 comments

  1. Norma says:

    Ese cuento fue uno de los primeros que analicé en el primer año del profesorado de Lengua y Literatura. La sensación que me provocó cada línea, cada pausa de esa historia fue una mezcla de desesperación y ahogo, al mismo tiempo me hacía reir como loca imaginándo la escena cómica del hombre atrapado en un pulover. Solamente Cortázar para hacernos sentir tantos sentimientos contradictorios en el pasaje de sus cuentos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *