Portada » MICRORRELATO: EL DESAHUCIO

MICRORRELATO: EL DESAHUCIO




Bajaba las escaleras arrastrando la enorme maleta que pesaba como toda una vida. Cada escalón era uno menos para el final. Vivía en el último piso de aquel viejo edificio, construido hacía treinta años. Todas aquellas paredes, tan solo tenían una historia, su historia. Bajaba con lentitud, con la tranquilidad de quién ya no tiene nada más qué perder. Bajaba, intentando recordar todos los buenos momentos que se habían quedado detrás de la puerta cerrada, la risa de sus hijos cuando eran pequeños, la mirada cómplice de su mujer cuando nadie los veía, la alegría de los amigos y de la familia cuando iban a visitarlos, miles de pequeños momentos. Bajaba, sintiendo que todavía le quedaban fuerzas para empezar de nuevo, para demostrar que no le habían derrotado. No quiso esperar en su casa a que la policía lo sacara a rastras,

pero sí quiso ver la cara de los que ejecutaban la ley, en nombre de la justicia. Esperó, con la maleta llena y cerrada, que sonara el portero, y sonó. Una voz extraña le advirtió que debía abandonar su casa y así lo hizo. No quiso compartir ese momento con nadie. Cogió su maleta y cerró esa puerta. Un escalón menos le acercaba al ruido de la calle, a todos aquellos que se solidarizaban con él, con su situación, con la situación de tantos otros como él. Ahora sí bajaba el último escalón, miró hacia atrás y vio cuántas escaleras había subido en su vida, y sonrió con orgullo, con el mismo que ahora bajaba.

La calle estaba llena de gente, todos apoyando, dándole ánimos para hacerle saber que no estaba solo. Su hijo se le acercó y cargó con su maleta que no pesaba demasiado dijo. Él, se detuvo frente a todos los policías y los miró a la cara y los felicitó por el trabajo bien hecho, entonces ellos, bajaron la mirada mientras se disculpaban diciendo “son órdenes de arriba”.

Mar Ball

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *