Portada » MICRORRELATO: A CADA PASO

MICRORRELATO: A CADA PASO

Sucedió. Era imposible evitarlo, el tiempo pasaba y él tomó su decisión, acertada o no. Empezó a moverse con torpeza, se tambaleaba a cada paso, avanzaba despacio, sujetándose como podía por las paredes. El silencio de todos los presentes lo envolvía. Todas las miradas dirigidas a él. Él seguía en su empeño, sorteando las cosas que encontraba a su paso sin mucha habilidad. Nadie tenía intención de ayudarle, ni un solo gesto que le hiciera intuir una mano amiga. Cada paso era un esfuerzo más,




pero su objetivo estaba cada vez más cerca. Cuando parecía que ya estaba llegando a su meta, un mal paso, un pie colocado donde no debía y la inestabilidad producida por un cuerpo demasiado pesado para su dudoso equilibrio, le hicieron retroceder y apoyarse de forma precipitada en una silla, aunque sin evitar la caída. Un sobresalto levantó a algunos de los que estaban allí, él los miró, con cierta inseguridad se puso en pie, su cuerpo se balanceaba en busca de su equilibrio. Un paso más y su objetivo estaría en sus manos. Se tomó su tiempo para colocar bien el pie, y lo consiguió, otro paso más y por fin pudo coger el biberón. Lo cogió entre sus manos, miró a todos los presentes y sonrió orgulloso. Entonces empezó a caminar solo y a cada paso andaba la vida.

Mar Ball

One comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *