OPOSICIONES: ESTRUCTURA DE LA CELESTINA




La Celestina según su estructura externa se divide en 21 actos.

 

La Celestina según su estructura interna se divide en:

 

Prólogo: Corresponde al Acto I. Se presenta el conflicto, Calisto conoce a Melibea, se enamora y es rechazado por ella. Esta situación provoca la intervención de sus criados y estos buscan la mediación de Celestina.

Primera parte: Corresponden a los Actos II-XII. Se produce la intervención de Celestina y los criados de Calisto. Muerte de Celestina. Primera noche de amor de los amantes.

Segunda parte: Corresponden a los Actos XIII-XXI. En este punto se lleva a cabo la muerte pública de los criados, Pármeno y Sempronio. Venganza de Areúsa y Elicia. Segunda noche de amor representada. Muerte de Calisto. Suicidio de Melibea. Y por último, llanto de su padre, Pleberio.




OPOSICIONES: ¿Dentro de qué género literario se situaría la obra La Celestina de Fernando de Rojas?




La crítica no se pone de acuerdo sobre este tema, para unos es una obra dramática, para otros es una “novela dialogada” y aún tenemos una tercera opción donde algunos valoran que podría tratarse de una “comedia humanística”.

Parece evidente que La Celestina es una obra totalmente dialogada con lo que podría encajar perfectamente dentro de la obra dramática, pero también es verdad que la acción de la obra es escasa y por lo tanto podría entrar dentro del concepto de novela. Por otro lado, es una obra que no está escrita para ser representada sino para ser leída en público y ahí entraría dentro de la “comedia humanística”.

Vamos a valorar con más detalle estos tres aspectos:

Obra dramática

En los siglos XVI y XVII se consideraba que era una obra dramática y tan solo se modificó el título que pasó de Comedia de Calisto y Melibea a Tragicomedia de Calisto y Melibea.

El primer auctor quiso darle denominación del principio, que fue plazer, e llamóla comedia. Yo viendo estas discordias, entre estos extremos partí agora por medio la porfía, e llaméla tragicomedia.

Fragmento de: Fernando de Rojas. “La Celestina”. iBooks.

En el siglo XVIII consideran que es imposible encajarla en la preceptiva neoclásica. Moratín niega sus carácter dramático y la considera una novela dramática. Marcelino Menéndez Pelayo se mueve entre dos aguas al defender la naturaleza dramática de la obra y por otro lado dar argumentos que se oponen al carácter dramático: excesiva extensión, imposibilidad de representación a causa de algunas escenas obscenas, escasa acción…
Rosa Lida de Malkiel defiende el carácter dramático de la obra.

Novela dialogada

A. Deyermond considera La Celestina como novela dialogada y se basa en las frecuentes mutaciones escénicas que presenta la obra y los diferentes órdenes de tiempo. Aunque ya Fernando de Rojas escribía en su “prólogo” que era una obra para ser leída.

Comedia humanística

Las comedias humanísticas estaban escritas en su mayoría en latín y no necesariamente para ser representadas, sino para ser leídas.

Características:
• Argumento simple y desarrollo lento
• Contemporaneidad
• Interés por los sectores humildes de la sociedad
• Diálogo como base de la obra
• Desenlaces que no son trágicos

La única característica que no encajaría en la obra de La Celestina es que el desenlace es trágico, en cambio todo lo demás se cumple.




MICRORRELATO: LA SOMBRA DEL CALLEJÓN




Era una sombra en un callejón oscuro, en un día gris y triste, de una ciudad olvidada por el sol. Se movía rápidamente entre los rincones del lugar, sin una dirección. Sus pasos inaudibles avanzaban sin ton ni son. Me giré varias veces con la sensación de tenerla pegada a mi espalda. No había nada ni nadie. Sentía su respiración cerca de mí y de repente, pasaba de forma fugaz ante mis ojos. El callejón cada vez se volvía más estrecho y la sombra jugaba conmigo. Me senté en unos de los escalones del callejón a fumar un cigarro, cansado de sentir el miedo en el cuerpo. ¿Qué podía hacerme una sombra? Entonces ella se paró frente a mí, desafiándome. Yo miré fijamente a donde intuía que podían estar sus ojos y seguí fumando tranquilamente. No se movió y yo tampoco. Pasaron muchos minutos hasta que la sombra decidió avanzar hacia mí, yo seguí inmóvil, cada vez se acercaba más, tanto que en un momento me atravesó el cuerpo, fue muy doloroso sentirla dentro. Al principio creí que me estaba muriendo, intenté sacarla de dentro, pero no sabía cómo, poco a poco el dolor se fue reduciendo y entonces empecé a correr callejón abajo pero las escaleras no se acababan nunca y seguí corriendo hasta dejar de sentir mi cuerpo, todo me daba igual ni siquiera sabía si estaba vivo o muerto.