Portada » MICRORRELATO: EL KAMIKAZE

MICRORRELATO: EL KAMIKAZE




Se apagaron las luces en mitad de la noche. Nadie pudo salir del coche, parecía un acordeón en mitad de la autopista. Algunos vehículos se detuvieron al ver el suceso, bajaron corriendo pero ya todos estaban muertos. Los llantos se sucedían, los nervios se perdían. Solo un conductor se mantuvo quieto, dentro de su coche estaba el provocador del siniestro. Lloraba sin consuelo, demasiados kilómetros contra el viento. Desde fuera increpaban su arrogante comportamiento, él miraba el volante de su coche nuevo, más veloz que el tiempo. Se había detenido el reloj en los asientos de los que viajaban en dirección del viento. Y el silencio lo invadía todo.
La justicia disfrazada de insulto, cómo tantas veces, estando entre rejas le concedió el indulto. Un kamikaze anda suelto, 4.320 euros vale un muerto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *